¿Oveja negra o rebaño? La realidad vivida desde el cuadrante de lo imposible.

Las personas que se quedan atrapadas dentro de lo que es imposible en sus vidas, son aquellas que se pasan los días desde lo que los inician sumidas en la sensación de que aquella meta que persiguen, hagan lo que hagan es inalcanzable para ellas, en este caso el final en sus historias siempre es el mismo, ausencia de logro, porque no cesan de no lograrlo. Intenten lo que intenten para salirse de la monotonía del guion de su historia vital yendo más allá de lo posible, solo logran acumular un fracaso tras otro, algo que desde el rebaño será bien recibido... porque "Esa oveja negra que quiso ir por libre sacando las patas del redil, es otra más que no lo consigue".


Y si bien para D. Posible la vida puede tornarse monótona y vacía de contenido, para D. Imposible suele tornarse frustrante y agotadora, por la gran cantidad de energía que emplea en sus metas para no recoger fruto alguno. Algo que antes o después le llevara a cuestionarse si mereció la pena o no haber intentado despuntar del rebaño, transitando rutas alternativas que muy pocos seguirían. Comenzaran a sentir que sus sueños se tornaron en pesadillas, y que en parte esto les ocurrió por haber elevado mucho sus miras al soñar, confiando en que era posible vivir la vida de otro modo al que nos dictaron. De verlas así, más se frotarán las patitas el resto de ovejas...


Por ponerte algún ejemplo como hice antes para que lo encuadres mejor, a este personaje probablemente le costará mucho encontrar la pareja de sus sueños, o su trabajo ideal, porque ambos conceptos no se fundamentaran sobre el estereotipo que sigue la mayoría al iniciar una relación sentimental o laboral. Y como en el caso anterior, de encontrarse con lo que aspira, en muy poco tiempo descubrirá que fue una vana ilusión llegar a creer que cumplía sus requisitos – por lo que lo desestimará- y vuelta al punto de partida. A sumar otro fracaso y más frustración al guion.


Pero para que no acojas el finde con mal sabor de boca, te diré que si no fuese gracias a estas avispadas ovejas negras, pocos avances se producirían, pocos límites se trascenderían: como individuo y como sociedad. De hecho en las terapias en las que se trabaja en conjunto el clan familiar, con frecuencia se observa que son precisamente los miembros tildados por los demás como "ovejas negras", los más valientes y fuertes a la hora de poner en orden y armonía sus clanes de referencia. Sin su empuje y determinación a la hora de no conformarse con los mandatos pre-establecidos, pocas sanaciones se producirían en este contexto. Aquí lo dejo.