La energía sigue su propio mapa: ¿Cuáles son sus coordenadas?

Con independencia de cuáles sean las técnicas energéticas que conozca y emplee en mi proceso de sanación para elevar o equilibrar mi energía elevando así mi vibración, una ayuda que puede resultarme muy útil para mantener mi energía enfocada en los resultados que trato de obtener al recorrer este camino, tiene mucho que ver con conocer el mapa que siguen los flujos energéticos que pueden hacerse presente en cualquier situación en la que nos encontremos involucrados mientras lo transitamos. Lo primero me ayudará a mantenerme "vibrando alto", lo segundo me ayudará a "seguir dirigiéndome hacia". Te pongo por delante este matiz para que comprendas que de nada sirve mantener la energía alta, si nos olvidados de hacia dónde nos interesa dirigirla-enfocarla.


Ahora bien, para que esta ayuda extra sea en verdad eficaz no hay que perder de vista que las fuerzas presentes que detecte en cualquier situación, dependerán siempre de las fuerzas que habiten en mi interior. Por lo que antes de tener en cuenta las coordenadas que voy a trasladarte a continuación a una situación externa, es importante que te entrenes en manejarte con dichas coordenadas a nivel interno, permaneciendo atento para que una vez detectes los flujos puedas integrarlos y redireccionarlos. Si obvias hacerlo así, será tu ego el que saque provecho de esta información que voy a compartirte. Y dado que uno de nuestros objetivos es trascender los límites de nuestro "Yo"... para eso ya no estamos ¿No te parece?.


Aclarado esto, comentarte que solo existen cuatro coordenadas a tener en cuenta, o lo que viene a ser lo mismo, sólo existen cuatro flujos energéticos posibles, cuatro fuerzas a tener en cuenta. Voy a describírtelos usando un sencillo ejemplo en cada caso para explicarme mejor. Y lo haré aplicando esta lógica a situaciones que me ayuden a identificar cada una de estas fuerzas primero a nivel interno, para desvelar lo que estaría ocurriendo en mí.


Al primero se le conoce como "Fuerza pasiva" o "Fuerza no activada". Imagina que te encuentras inactivo y que por la razón que sea has perdido el interés a la hora de salir a buscar un trabajo. No tienes nada en contra que te impida hacerlo, pero no haces nada por encontrarlo. No actúas, no te mueves en ninguna dirección. Dejas que la energía se quede estancada ante tu no acción, por lo que a esta fuerza también se la conoce como fuerza cero.


Al segundo se le conoce como "Fuerza orientada hacia algo". Imagina ahora que encontrándote inactivo como antes e interesado en encontrar un trabajo, como tu experiencia laboral anterior estaba relacionada con el mundo del marketing cada vez que sales a buscar trabajo te orientas en encontrarlo dentro de ese ámbito. Siempre te mueves en esa dirección, descartando incluso otras posibles opciones laborales que pudieran ofrecerte si no tienen que ver con dicho mundo. Por lo que a esta fuerza se la conoce también como fuerza positiva.


Al tercero se le conoce como "Fuerza activada pero no orientada". Siguiendo el mismo ejemplo de tu interés por encontrar un empleo, en este caso tendrías claro que quieres trabajar pero a diferencia del caso anterior, lo que no tendrías claro es en qué quieres trabajar. No sabrías muy bien a lo que querrías dedicarte y quizá por esta razón ni por dónde moverte para buscar. Por lo que a esta fuerza se la conoce también como fuerza positiva-negativa, al encontrarse dividida.


Al cuarto, para ir concluyendo hoy, se le conoce como "Fuerza directamente contraria". Imagina ahora que tu plan para encontrar un empleo pasa porque tienes pensado presentarte a unas oposiciones que llevas preparando meses porque quieres un trabajo seguro para toda la vida y de pronto te encuentras con que con todo esto de los estados de alarma el gobierno de turno ha congelado la convocatoria de dichas oposiciones por falta de fondos. Como en esta situación las cosas para ti se han complicado mucho, a esta fuerza se la conoce también como "negativa", porque juega directamente en tu contra.


Por ultimo decirte, que el post de hoy si lo haces tuyo y te paras a observar en tu día a día como estas fuerzas operan dentro de ti, te ayudará a integrarlas... a desvelarlas... pero aún sería interesante que aprendieras a redireccionarlas. Algo que próximamente te comentaré si mi conexión a internet no se pone flamenca como estos últimos días y la fuerza contraria que se me presentó-la ausencia de señal - me permite compartir este ratito contigo. Buen finde.